IDENTIDAD

Desde nuestros inicios, hemos permanecido en constante crecimiento y desarrollo, apostando por la mejora continua y la calidad de sus productos desde el origen, buscando ofrecer el mejor sabor del auténtico bacalao a los consumidores.

Sólo el mejor pescado fresco y una cuidada elaboración garantizan un buen bacalao salado. Por eso seleccionamos los productos más adecuados en Islandia, Noruega e Islas Feroe, donde están los principales caladeros del auténtico bacalao, el Gadus Morhua.

Esto garantiza la frescura del producto en el primer procesamiento, la salazón. Exigimos que todo el bacalao que compramos haya sido pescado legalmente y con las técnicas más respetuosas con el medio ambiente marino.

 

Tras eliminar la sal que acompaña al bacalao desde la factoría de origen, procedemos al procesado del mismo en salas diferenciadas para su corte, secado y empaquetado.

El bacalao es un pescado de temporada. Para atender la demanda durante todo el año es necesario disponer de importantes instalaciones frigoríficas donde el bacalao se almacena a temperatura controlada y va madurando y convirtiéndose en un manjar hasta el momento de ser vendido.

La combinación de la experiencia de nuestra plantilla con un constante espíritu de mejora diferencia claramente nuestros productos.